domingo, 14 de noviembre de 2010

Pastillas contra el dolor ajeno

En el primer mundo, si te duele algo hay pastillas para mitigar casi cualquier dolor. Pero... ¿qué pasa si lo que te duele es el dolor ajeno, el dolor de los que no tienen pastillas para curar su sufrimiento?

Pastillas contra el dolor ajeno es la nueva campaña que ha lanzado Médicos Sin Fronteras para luchar contra enfermedades olvidadas.
El “mecanismo” es muy sencillo, si te duele lo que le pasa toda esa gente que sufre y que muere por falta de medicamentos… medícate. Para eso, vas a una farmacia y pides las Pastillas contra el dolor ajeno. Por sólo un euro te darán una cajita que contiene 6 caramelos de menta (sin azúcar, claro) y con lo que pagas por ella, ayudas a esa gente.

¿No es genial, que nosotros que tenemos pastillas de casi todo, podamos tomarnos una para calmar el dolor de los que no tienen?



Indicaciones
Las pastillas contra el dolor ajeno son indicadas para el tratamiento sintomático de dolor ajeno de intensidad alta, leve o moderada. El principio activo de las pastillas contra el dolor ajeno es el amor. Este principio es parte de un gesto humanitario que actúa directamente en las zonas más necesitadas y su fin es ayudar a aquellos que lo necesitan.

¿Cuanto dolor ajeno sufre?
Si decides colaborar en esta causa, es porque seguramente sufres de dolor ajeno, una dolencia que afecta, de forma casi endémica, al mundo desarrollado. Si sientes molestias, irritabilidad, sensibilidad... ante el sufrimiento de los enfermos más desfavorecidos, puede que estés contagiado.

Dosificación
Ya seas anciano, adulto o niño, cuantas más pastillas consumas, más ayudarás a los enfermos olvidados. Comparte ese dolor ajeno con la gente que te rodea, ayúdanos a difundir el mensaje. Cuantas más personas estemos afectadas aquí, más enfermos recibirán tratamiento allí.

Caducidad
Nunca es tarde para ayudar. Médicos Sin Fronteras cuenta con el apoyo de 3,8 millones de socios y colaboradores en todo el mundo, y más de 468.000 en España. Gracias a gente como tú, podemos decidir libremente dónde y cúando intervenir, en función de las necesidades humanitarias, y no de intereses políticos, económicos o militares.


Receta las pastillas contra el dolor ajeno a todos tus amigos, familia y vecinos.
Entra en acción. Difunde el mensaje. Gracias


Luis García Berlanga. Descanse en Paz.

5 comentarios:

  1. Una campaña con un golpe de efecto buenísimo... Siento que me estoy contagiando, pero ya sé la cura, ahora toca difundirla..


    P.D.: D.E.P.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, hoy mi madre vino con unas cuantas cajitas de estas... Y aunque no quita todo el dolor ajeno, sirve como paliativo... Try it.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta la idea!! Donde se compran???



    Carlota.

    ResponderEliminar

Los comentarios tardan en salir un poquito porque tengo que validarlos en el correo! Así no me salto ninguno! ;)