miércoles, 12 de agosto de 2015

Un paciente para recordar

A Joel,
Por ser tan buen paciente y amenizar tanto una guardia. 

Reacción alérgica tras ingerir nueces. En el Centro de Salud administran la medicación pertinente y remiten a Urgencias para observación. 
Tiene 4 años. Parece mayor. Llega en la camilla conversando con los compañeros del SUMMA. Le miro, me mira, y sé que me caerá bien

-Hola Joel, ¿Cómo te encuentras? 
-Un poquito bien. 
-Un poquito sólo jajaja, ¿Qué te ha pasado, me lo cuentas? 
-Pues que estaba comiendo pollo con nueces y me ha empezado a picar la lengua, y luego el ojo. Y luego me han llevado al médico. Me han dado jarabes y me han pinchado dos veces! En el brazo y en la pierna! Mira lo tengo rojo! Pero ya estoy bien. 
-¿Te han pinchado dos veces? Pero por cómo lo cuentas... ¡eres muy valiente! :)
 -Sí… Hombre… he llorado un poquito… Pero poco rato. Y sabes que es la primera vez que me monto en una ambulancia! Y han puesto la sirena un poco, como en la tele. 
- Jajaja, ¿en serio? Qué suerte has tenido, la sirena no se la ponen a todos los niños… ¿Has venido con mamá o con papá? 
-Con los dos. Ahora vienen y los ves. ¿Y tú cómo te llamas? 
-Me llamo Miriam. 
-Anda, como mi profesora! 
-Mira qué bien, así no se te olvida :) Vamos a verte a ver qué tal estás, seguro que te portas muy bien.
(...)
-Estás estupendo Joel :) Ahora te vas a tener que quedar aquí en una sala un buen rato con papá y mamá porque tenemos que vigilar que no te vuelva a picar la lengua ni se te hinchen los ojitos.
-¿Cuánto es un buen rato?
-Un rato largo... Por lo menos hasta que se vaya el Sol, y después ya veremos.
-¿Y me tengo que quedar con estas pegatinas puestas? Es que la pegatina del dedo ya la tengo mucho rato puesta... 
-De momento sí, porque las pegatinas son mágicas y con ellas podemos ver cómo funciona tu corazón y tus pulmones. 
-¿Y cómo lo ves si en las pegatinas no sale nada escrito?
-jajaja. ¿Te sabes los números?
-Sí, del 1 al 20.
-Pues mira ese monitor y dime qué números ves.
-El 1, el 0, el 7, el 9 , el 8...
-Fenomenal. Pues el 107 que sale en verde, nos muestra como corre tu corazón. Y el 98 que sale en azul nos muestra lo bien que respiran tus pulmones gracias a la pegatina del dedo.
-Ah... Pues no sé cómo pueden ver eso unas pegatinas... Y a mí la pegatina del dedo no me gusta mucho... pero bueno, ¿luego me la quitas?.
-Dentro de un rato ya veremos. Ahora vamos a traerte un pijama súper chulo y te pasamos a la mejor cama que tenemos para niños mayores. Tienes la suerte de tener un pulpo pintado en la pared, justo a tu lado; le puedes poner el nombre que quieras y luego me lo dices.
-Vale. El pijama me está un poco grande... pero bueno. Y la cama no está mal porque en esas cunas de niños pequeños yo no entro seguro.
-jajaja, claro es que eres muy mayor. Luego vengo a verte.
(...)
-¿Qué tal Joel? ¿Cómo va la tarde?
-Bueno, bien, leyendo cuentos. Pero es que aquí sólo hay cuentos, no hay juguetes. Y yo me aburro un poco, sólo puedo mirar al pulpo de la pared y a los cuentos, pero entiendo que el hospital de niños es así.  El pulpo se llama Joel como yo.
-jajajajaja. Tienes toda la razón, este hospital de niños es un poco rollo. Y me gusta el nombre del pulpo :) No te prometo nada... pero voy a intentar buscar algún juguete para tí, a ver si encuentro algo y te lo traigo.
-¡Vale!
(...) 
-Mira lo que he encontrado! Un camión para que no te aburras tanto.
-Ahhhh, cómo mola, un juguetee. ¡Y se puede abrir! 
-jaja no sé sí se puede abrir o no, yo no sé hacerlo, pero como tú eres muy listo inténtalo y luego me lo enseñas.
(...)
-Miriam! Miriam! Veeeen!
-Dime, ¿qué te pasa?
-Que he abierto el camión! Mira!!! Y ahora... me quitas ya la pegatina del dedo porfi??
-Eres genial :) Cuando se haga de noche quitamos la pegatina un ratito.
-Noooo. Antes me dijiste que cuando "se fuera el Sol". Y ya no hay Sol y han encendido las farolas de la calle así que ya me la puedes quitar y me puedo ir.
-Eres muy muy listo Joel. Pero tienes que quedarte un poco más. Vamos a escuchar tu corazón otra vez...
-¿Y cómo se escucha?
-Mira, te dejo el fonendo. Escucha atentamente.
-Ohh! Suena pum-pum-pum-pum. ¡Eso es lo que oyen las pegatinas!
-¡Exacto! :) Ahora tienes que cenar algo y luego a dormir un poco.
-Pero qué hay de cena, puré de niños? A mí es que no me gusta el puré, me gusta el chocolate y los calamares. Cuando mi abuela hace calamares yo le cojo alguno y me escondo, y nunca me pilla. 
-jajajaja eres un travieso. Te comerás lo que te traigan.
-Bueno... pero yo no quiero dormir aquí, quiero irme a mi casa. Además yo nunca tengo sueño y ahora no tengo nada de nada.
-Ya lo sé que estás cansado de estar aquí, pero te prometo que si está todo bien, cuando te despiertes podrás irte a casa.
-Y si me escapo y no te enteras... Porque yo tengo poderes mágicos y me puedo escapar sin que te des cuenta...
-Yo también tengo poderes y tengo ojos en todas partes y seguro que te pillaría.... Así que no te escapas seguro ;) Te quito la pegatina del dedo un ratito y te duermes, ¿vale?

Y sonríe. Y yo no paro de reír... Y se duerme. 
A la mañana siguiente: 
-¡Buenos días! ¿Qué tal has dormido Joel, has soñado cosas bonitas?
-Muy bien, pero no me acuerdo si he soñado o no. ¿Y tú no te has ido a tu casa a dormir? Pues mañana te espera un día muy duro...
-jajajaja, algo he dormido por aquí, no te preocupes. Lo prometido es deuda. Te puedes marchar a casa ya! 
-Si? Pues ahora estaba a gusto aquí... jajajaja.
-jajajaja. Te has portado genial Joel; has sido el paciente más simpático y más bueno de toda la guardia. Que te vaya muy bien y no te pongas malito nunca más.
-Vale. ¡Adiós Miriam! Gracias por curarme y duerme hoy un poquito en tu casa que te espera un día duro. 

Y por días como éste, y por pacientes como Joel, merece tanto la pena este camino... Postguardia feliz :) 
Y ahora le haré caso y dormiré un poquito... ;)

viernes, 31 de julio de 2015

Tempestad… y calma. Nueva ilusión.

Y así me siento ahora. En calma, ilusionada, con ganas, feliz… 

Largo tiempo pasándolo mal, sintiéndome sola. Con decenas de personas a mi alrededor; con una vida perfecta de cara a la gente, siempre sonriendo… Y sin embargo, por dentro, podrida. Sin decir nada, sin hablarlo con nadie, ni siquiera con mis amigas. Sin valor si quiera para escribir lo que me pasaba. Tragándome mi angustia. Huyendo. Porque lo tenía todo, pero no era feliz. Y no sabía qué hacer. 

Ya no estaba enamorada; el problema era mío. ¿Cómo afrontar que algo se termina sin más, sin motivo alguno? Si todo va bien y de repente se apaga, sólo queda la rutina y la costumbre, el cariño… pero ya no hay amor… ¿Por qué? ¿Culpa mía? No. Culpa de nadie.

Lo he hecho lo mejor que he podido… Sé que con errores. Que debería haber sido más valiente y haber tomado la decisión antes. No dudar tanto, no dejar pasar el tiempo. Sé que hice daño. Pero tengo la conciencia tranquila de haberlo hecho cuando estuve segura. Con dolor, pero me liberé a mí misma y respiré. Me lo debía. Y me siento bien.

(…)

Y ahora de repente aparece alguien… 
Y sé que 20 días no son nada… lo sé. 
Y sé que muchos no me entenderán, y muchos me juzgarán… pero no me importa lo que piensen los demás, porque ahora sé que la verdadera felicidad existe, y voy a luchar día tras día por sentirme así. No conformarme nunca más con algo por rutina o por costumbre, porque sea “lo que esté bien” o sea “lo que toque” o "lo que la gente espera".
No. No más apariencias. No más agradar a la gente. Sólo viviré por mí. He vuelto a ser yo; he vuelto a escribir en papel a diario como hacía años... Tengo ganas de hacer cosas nuevas, de avanzar, de mejorar... 
Me siento viva.


Y tanto si es sólo una historia de verano, como si finalmente es algo más… voy a difrutarlo al máximo porque así lo siento. 
Me lo merezco y no me voy a negar la oportunidad de vivir algo tan bonito como lo que estoy sintiendo. Dure lo que dure, pase lo que pase…

Es mi regalo… a mí misma.

Como un cuchillo en la mantequilla...

miércoles, 22 de julio de 2015

Rotación Hepatología Infantil (R2)

Más de un mes sin aparecer por aquí... Y vuelvo con una entrada antigua de las "varias" que me han ido quedando en el tintero sin publicar... qué desastre me estoy volviendo... pero más vale tarde que nunca ;) 

Durante los meses de Diciembre, Enero y Febrero pasados (cuando era todavía R2) estuve rotando por el servicio de Hepatología Infantil. Es un servicio muy puntero, y como podéis imaginar muy específico pues sólo llevan pacientes con patología del hígado (de todas partes de España). 
Es una unidad independiente del servicio de Gastroenterología y Nutrición (generalmente en la mayoría de los hospitales el servicio de Digestivo incluye todo) y esto puede verse como un inconveniente a la hora de la formación general de los residentes, pues tanta subespecialización acaba por volvernos un poco locos. Pero cuando se analiza el volumen de pacientes que se ven y la patología tan compleja que lleva cada servicio, es entendible que se creen secciones que dominen unas patologías y otras porque manejarlo todo y bien, es imposible.

En el calendario de rotaciones que tenemos en mi promoción todos tenemos rotación obligatoria por Gastroenterología (que os comentaré en otra entrada, pues fue mi última rotación de R2) y después sólo 4 de los 20 residentes rotamos por Hepatología, y otros 4 rotan por Nutrición. (actualmente ya ha cambiado el calendario y esto ya no es así para las nuevas promociones de residentes

No imaginé a priori que un servicio tan complejo y tan especializado me iba a gustar tanto. Ha sido de las mejores rotaciones por las que he pasado. A nivel docente, a nivel de trato personal y a nivel de motivación. Me encantó.

Coincidí durante la rotación con varios rotantes externos (R4 de especialidad de Gastroenterología) de Burgos, de Sevilla, de Zaragoza, de otros hospitales de Madrid... Y en contra de lo que al principio puede parecer "tanta gente allí, rivalidad, gente especializándose y yo empezando sintiéndome tan chiquitita..." estuve realmente cómoda y contenta durante los 3 meses. Y esto es porque a parte de que entablamos una amistad súper sana y lo pasábamos genial por las mañanas con nuestras historietas y nuestros cafés, en el servicio tanto los adjuntos como la jefa nos trataban igual a todos. No se les daba mayor prioridad a ellos por ser mayores (como en otros servicios sí pasa) y me sentí agradecida por ello porque uno de los inconvenientes que tiene estar en este hospital tan puntero, es que en ocasiones se trata mejor y se valora más al que viene de fuera un par de meses que al propio residente que está 4 años trabajando desde dentro y esta situación a la larga "quema" mucho. Por ello, creo que es importante valorar y destacar a los servicios en los que se trata tan bien y se mima al residente interno :)

El buen ambiente del servicio también me cautivó. Hay buena relación entre todos los miembros, se comentan los pacientes sin problema... Saben muchísimo y además se implican en explicarte y hacerte entender hasta las patologías más difíciles.

Estuve la mitad de la rotación en planta, pasando visita siempre con los adjuntos. Patologías crónicas y agudas: hepatitis, colestasis, atresias de vías biliares, fallos hepáticos, tumores... Pude seguir la evolución de varios trasplantes hepáticos, tuve la suerte que durante los meses que estuve se hicieron varios, tanto de donante vivo y alguno de donante cadáver. Es alucinante ver como un paciente crónico que está mal... es trasplantado, evoluciona favorablemente en cuidados intensivos, sube a la planta... y se va de alta en estupendas condiciones. Impresionante.

La otra mitad de la rotación estuve en consultas. Pacientes nuevos, revisiones, diagnósticos... En prácticamente casi todos los casos pasaba la consulta con el adjunto al lado lo que es una ventaja pues se aprende muchísimo al verlos trabajar. Exploración física rigurosa y guiada por ellos, comentando cada caso y las posibilidades de manejo. Pacientes muy muy complejos pero muy interesantes: enfermedades metabólicas, colestasis congénitas, hepatitis virales, síndromes... revisión de trasplantes...

Aquí os dejé la sesión clínica que preparé para el servicio (Fallo hepático agudo)

Globalmente, de las mejores rotaciones por las que he pasado. Patología extraordinariamente interesante aunque complicada. Si no fuera porque es una subespecialidad tan tan tan específica, me la plantearía como opción de especialidad para R4. Pero como me ha gustado mucho también la Gastroenterología (ya os contaré) y en realidad la hepatología es una parte de la misma, si no hay muchos cambios de última hora (a falta de pasar aún por algunos servicios), es probable que me mueva por estos territorios digestivos en el último año de especialidad. Todo se verá :)

Cenita Fin de rotación Febrero 2015 

viernes, 5 de junio de 2015

Primera guardia de Planta ( #R3 )

La residencia, al igual que la vida en general, está llena de primeras veces. Primeras veces que, por todo lo que implican, me gusta recordar y dejar constancia de ellas siempre que puedo; las emociones que se sienten "antes y después", los miedos, la incertidumbre, la inseguridad... y el cómo al final de una forma u otra, se superan. A veces de forma sencilla, otras con alguna complicación, pero siempre se consigue sacar un aprendizaje de ellas.

He ido dejando por aquí vivencias sobre aquella primera guardia como R1... la primera punción lumbar, las guardias de paritorio y las guardias en otro hospital... mi primera sesión... Y para seguir con las primeras veces, hoy puedo contaros que... he superado mi primera guardia de Planta :)

MiRobotX. Proyecto GenXperT. Hall del Hospital Infantil La Paz.
Algunos pensaréis... ¿Primera planta ahora siendo ya R3...? :O 
Como ya os he ido comentando en otras entradas, en nuestro hospital por sus características (a diferencia de otros servicios de pediatría) hay muchos puestos de guardia un mismo día: en la urgencia, en paritorio, en cuidados intensivos... y en la planta. Los residentes vamos pasando por unos puestos u otros según el rotatorio que tengamos. Hasta ahora tenemos estipulado que podemos hacer guardias de planta una vez que terminemos la rotación por el servicio de Gastroenterología (en parte porque allí tenemos ingresados pacientes complejos, con trasplante multivisceral, alteraciones hidroelectrolíticas, nutrición parenteral... etc) Como ha sido mi última rotación de R2 (sé que tengo pendiente contaros las dos últimas Hepatología y Gastro), no he podido hacer guardias de este tipo antes. Sin embargo algunos de mis coRs que rotaron por el servicio el año pasado ya llevan casi un año haciéndolas.

Hay un residente de guardia para todas las plantas de Hospitalización y un adjunto. Es por tanto en este tipo de guardia, la primera vez que el residente se encuentra "sólo" ante el peligro con "el busca" (En paritorio es similar pero son 2 residentes, que aunque sólo sea por el apoyo moral y la compañía mutua, da menos miedo; y en la Urgencia siempre tienes algún compañero cerca...)

Además, tenemos el añadido de que "el plantero" no sólo tiene una planta de pediatría que pueda más o menos dominar... si no que son varias plantas... 3 plantas nuestras generales (54 habitaciones, algunas de ellas dobles). Pero también hay pacientes "ectópicos" que nos pueden consultar en las 2 plantas de cirugía, en la 6º de hemato-oncología, en la 7º de nefrología y hepatología... Que aunque hay algunos especialistas de guardia, presencial o localizados, la primera llamada de consulta puede ser el plantero: un residente sólo ante el peligro, sin conocer a la mayoría de los ingresados, con el gran nivel de complejidad que pueden llegar a tener los pacientes en este hospital. Por eso, da un poquito de miedo y de respeto.

Estaba nerviosa; lo reconozco. Sobre todo los días previos. Una vez llegué al hospital y vi que era "como siempre" se me pasó :) Tuve suerte, una guardia aceptable en la que no se pusieron muy malos los peques y pude ir resolviendo las llamadas que recibía sin agobio. Al ser festivo, al igual que los fines de semana, por la mañana se hace el pase de visita normal por la planta (entre el adjunto saliente, el adjunto entrante y el resi que entra) cosa que me vino bien para al menos ir conociendo los ingresos, dar varias altas y algunos recados... Muchos pacientes crónicos ya los conocía de cuando estuve en gastroenterología, y a los 3-4 de Neuro también porque estoy justo ahora rotando por ahí. Se me pasó la mañana rápido. La tarde fue algo más tranquila resolviendo las llamadas que iban surgiendo: pautar medicación, evaluar pacientes con dificultad respiratoria, alguno vomitando...

Lo que más miedo da de estas guardias es lo que pueda pasar en la planta de los crónicos-complejos. Aquella planta que os comentaba cuando era R1 que era complicadísima..., síndromes raros, pacientes con traqueostomías, ventilación mecánica... etc. Como una unidad de cuidados intermedios. Sólo me llevé un pequeño susto con la desconexión accidental del oxígeno de un paciente crónico que gracias a las enfermeras que manejan todo fenomenal y estuvieron rápidas no dio más problema. Pero en ese momento, me asusté y mucho :O
No obstante, si ocurre algo que no sepamos manejar, se llama al adjunto de guardia, y si no a Cuidados Intensivos y ya está, tampoco es que el hospital esté vacío.

Para la ser la primera guardia sóla y romper el hielo, no estuvo mal. Me sentí más cómoda de lo que pensaba; estar sólo también tiene la ventaja de que te puedes organizar el día a tu manera, hacer primero un informe y luego solucionar algo burocrático... echar un vistazo rápido a los niños en las habitaciones, tomar un café tranquilamente sin la presión de la lista de espera que hay en Urgencias...
No sé cómo serán las próximas... puede pasar de todo (hay guardias de compañeros que han sido horribles y como se ponga un nene malito...se lía...), pero al menos ese "miedo" inicial a la soledad del plantero... ya está vencido :)

Os seguiré contando. Mucho ánimo a los R1 que ya están a punto de terminar las "mochilas" y comenzar las guardias sólos, veréis como va mejor de lo que pensáis :)

Y por supuesto, mucha fuerza a los nuevos MIReros que ya estáis con la 2ª vuelta del MIR #2MIR16 a tope. ¡Ánimo!

martes, 19 de mayo de 2015

Última sesión como R2...

Aquí os dejo la última sesión que he preparado por si queréis echar un vistazo; trata sobre estreñimiento en pediatría, tema sencillo y ameno de estudiar. 

Última sesión como residente de 2º año... Mañana entran los nuevos compañeros... 20 de Mayo, mismo día en el que firmamos nosotros el contrato hace 2 años (Primer día como R1). 

Ha pasado muy rápido, quizá este segundo año lo he vivido más intensamente que el primero... O quizá sólo ha sido distinto pero me ha dado la sensación de que las vivencias han sido mayores. Rotaciones más interesantes, mayor implicación y responsabilidad, el primer congreso, conocer mejor a los compañeros, lazos más estrechos entre co-Rs, diversión, viajes, bodas, embarazos... Somos como una gran familia, y a pesar de que también he tenido momentos duros, días de estrés, cansancio acumulado, impotencia por algunas actitudes, querer cambiar algunas cosas y no poder... A pesar de los malos ratos... Ha merecido tanto la pena... Volvería a repetir una y otra vez cada paso que he dado en estos dos años. ¿Cambiaría algo si pudiese...? Quizá sí... una única cosa... ¡Estudiaría más! Porque el 50% de la residencia ha pasado y aún tengo tanto, tanto, tanto que aprender...

Siempre digo lo mismo... que espero escribir por aquí con más frecuencia, contaros cositas... y luego no lo cumplo... Pero me lo sigo proponiendo... a partir de ahora, como R3 ;)

Lo dicho, de momento, aquí va la última sesión como R2...