martes, 15 de abril de 2014

Nuevos Residentes

¡Ya tenemos por fin el nombre de los 20 nuevos residentes de Pediatría del Hospital La Paz!

¡¡¡¡Enhorabuena y Bienvenidos!!!! :D


Emoción y nervios me remueven estos días al recordar aquellos momentos únicos que se viven en el momento de la elección... 
Me alegro muchísimo por todos los que habéis estado ahí detrás de la pantalla durante toda la preparación contándome cómo os iba... y ahora me comentáis felices que habéis conseguido vuestro sueño. 
Mucha fuerza y ánimo para los que aún os toca esperar un poco. Os deseo toda la suerte del mundo para los próximos días. Espero seguir recibiendo mensajitos para saber que os ha ido bien y estáis contentos con vuestras respectivas plazas. 

Ahora sí que sí, plaza en mano, toca descansar este último mes antes de comenzar una de las mejores etapas de vuestra vida :)

Bienvenidos a la Residencia.

miércoles, 2 de abril de 2014

La especialidad más bonita que existe

Os quedan algo menos de 2 semanas para elegir, por fin, vuestro camino. La puerta de la Residencia se abre ante vosotros y a pesar de que lleváis tiempo dándole vueltas a la elección, todavía aún, dudáis con alguna que otra especialidad, no tenéis claro si una ciudad u otra, si aquí o allá...
Durante todos estos meses os he ido dando algún que otro consejo sobre cómo afrontar el MIR, cómo preparar el examen.. así como algunas pautas o pistas a la hora te tantear el terreno para la elección: 

Os hice una entrada larguísima sobre mi visión como R1 de Pediatría en el Hospital La Paz, animándoos a que vengáis aquí ;) 
Pero realmente, en ningún momento os he hablado de la especialidad de Pediatría como tal. Es cierto, no sé por qué, he dado por hecho que todos ya sabéis mi opinión sobre la misma y el por qué la elegí y me he saltado ese paso. Desde que abrí el blog como estudiante, he ido dejando huella de mi interés por la pediatría.
Octubre 2010: Predestinada.
Diciembre 2011: Me ha elegido... ella a mí.
Marzo 2012: Una etapa más. Urgencias La Paz como estudiante de 6º :)

Además, con la cantidad de vídeos que hay sobre las jornadas postmir he dado por supuesto que mi opinión sobre la especialidad ahora mismo, desde mi corta experiencia, no era muy necesaria.  

Pero llegado el momento, ante la gran demanda de mensajes que estoy recibiendo por vuestra parte, si os puede ayudar en algo, aquí van unas pinceladas de lo que pienso sobre las preguntas que me hacéis acerca de la que es la especialidad más bonita que existe :) Ya sabéis, opinión subjetiva totalmente y sesgada por mi forma de pensar.


Pediatría es sin ninguna duda (para mí) la especialidad más bonita que existe y eso es debido principalmente, entre otras muchas cosas, a sus pacientes. Los niños son lo mejor. El mejor paciente que puede encontrar un médico, pues, salvo en raras ocasiones (niños mayores traviesos) el niño nunca miente. Y por eso, lo que a priori parece complicado por el tópico"el niño sólo llora y no habla, qué difícil" al final te acaba dando muchísima información sólo viéndole y explorándole. 

El niño que viene por mocos, grita y patalea con fuerza en la camilla porque tiene miedo, pero que segundos antes le has visto jugando y correteando en la sala de espera con su padre, ese niño está bien casi seguro. 
El bebé que no tiene ni fuerzas para llorar, que está quejoso, no come, y llora sin lágrimas porque está deshidratado: ese bebé está malo y te das cuenta enseguida. Por ello, el miedo que se crea en un principio al elegir o al comienzo de la residencia con ese tipo de cuestiones, se va borrando a los pocos meses, de verdad. 

La gran mayoría de la patología aguda infantil es banal. Y eso puede ser visto como un punto negativo sobre todo a la hora de estar en urgencias o en un centro de salud. Pero tiene su lado bueno, y es que esa patología banal se cura, rápido. El niño enferma y se recupera, y eso es realmente muy agradecido.
Es cierto que hay cosas muy duras en pediatría. Y los enfermos crónicos, o los agudos con patologías graves son muy complicados de llevar. A mí me imponen muchísimo. En alguna ocasión he tenido que salir de una habitación con lágrimas en los ojos por no poder aguantar y he llegado a casa con un sentimiento de angustia... ¿Cómo explicar...? Nos pasa mucho. Ser sensible no es malo. Hay que saber canalizar las emociones en cada momento, pero creo que un pediatra sensible, es un pediatra con empatía, y con la capacidad de ponerse en el lugar de sus pacientes, algo que yo creo es una virtud, aunque en ocasiones se sufra un poco. 

Los padres... son una parte fundamental de la relación médico-paciente pues son los que os van a contar el problema en la gran mayoría de casos. ¿Son horribles? ¿Son monstruos? ¿Unos pesados? No. La mayoría son comprensivos y son amables. Pueden estar asustados porque no saben qué le pasa a su bebé, pero si te pones en su lugar y les explicas las cosas con claridad, pueden ser verdaderamente muy agradecidos. Algún caso hay de conflicto, claro, por supuesto. Pero pensad que en medicina, en casi cualquier especialidad se trata con los familiares de los pacientes, y en ocasiones, la suegra de la mujer que está en paritorio en Ginecología, o la mujer del señor que está ingresado en Interna, o los hijos del ancianito que está en la UVI a punto de fallecer, pueden ser tan demandantes y tan complejos (o mucho más...), como los padres de un niño de 5 años. 

En ocasiones se piensa que la pediatría es simplemente la medicina de familia de los niños y ya está. Y eso no es cierto. La pediatría es mucho más. Sí que tiene un componente muy fuerte la atención primaria, por supuesto, es esencial el manejo del niño en ese aspecto y creo que el pediatra de Centro de Salud es el pilar principal para el paciente pues es el que sigue al niño desde su nacimiento y durante todo su desarrollo. Pero el pediatra también debe ser un buen internista, para manejar los niños ingresados en la planta. También un buen intensivista para llevar los pacientes en la UCI. Hay que tener nociones de neonatología, pues los recién nacidos, y ya no digamos los prematuros, son un mundo a parte.

La Pediatría requiere una formación continua importante y un conocimiento amplio muy generalista de todo el conjunto de patologías que puede tener un niño. Existen a su vez todas las especialidades posibles dentro de la pediatría, numerosas ramas en las que se puede profundizar si se quiere. Técnicas, intervencionismo... Hay miles de opciones, pero intentando no perder de vista que la atención global del paciente es la que prima.  

Una especialidad que te permite saber un poco de todo y quedarte en la parte generalista o profundizar en una subespecialidad e indagar hasta el más mínimo detalle de la enfermedad más rara que exista. Saber manejar un paciente tanto en una consulta como en una unidad de cuidados intensivos; explorar con las manos y un simple fonendo, o realizar punciones lumbares, ecocardios, intubaciones, coger vías centrales... Posibilidad de trabajo en Atención Primaria y en el Hospital... 

Por todo ello y por mucho más... 
La Pediatría es la mejor especialidad :)


jueves, 20 de marzo de 2014

Rotación en Infecciosas - R1

He tardado algo más de lo previsto en publicar esta entrada que dejé a medias en su día, pero aquí esta. Rotación finalizada por el servicio de Enfermedades Infecciosas. Dos meses (Enero y Febrero) que se pasaron muy rápido.

La mayor parte de la rotación se centra en la planta de hospitalización, y una vez a la semana Consulta. He estado cada mes con un adjunto, cada uno pasaba la consulta un día diferente de la semana.

La planta anteriormente estaba separada digamos "administrativamente" del resto de pacientes de pediatría general (servicio por el que pasé a principios de la residencia), pero desde hace ya algunos meses se ha producido una fusión de ambos servicios, de tal modo que ha pasado ha denominarse "Servicio de Pediatría Hospitalaria, Enfermedades Infecciosas y Tropicales" Todo junto. Esto a efectos prácticos, ha provocado que en los meses de gran demanda asistencial sobre todo por patología respiratoria, no exista una división exacta de los pacientes y por ello, la principal patología que he podido atender en la planta ha sido la misma que en la anterior rotación: bronquiolitis, broncoespasmos, síndromes febriles, gastroenteritis... Algo más infeccioso: alguna neumonía, celulitis orbitaria y sinusitis, alguna enfermedad de Kawasaki... pero lo que se lleva la palma han sido los numerosos casos de Gripe A que ingresaban prácticamente todos los días.
He notado una diferencia (positiva) con respecto a la primera rotación, pues ya sé más o menos el manejo de los cuadros básicos, dónde están las cosas por el hospital, me siento más segura a la hora de historiar a un paciente, explorarle, comunicar a los padres mi criterio y la actuación a seguir... y consensuar con el adjunto el manejo posterior. Por lo que en ese sentido creo que la he aprovechado más. Como anécdota (chorrada), realicé yo misma una prueba de tuberculina (Mantoux) a un pequeño con probable contacto tuberculoso.

Por otro lado, también pude asistir numerosas interconsultas que realizaban desde el servicio de Cuidados Intensivos Pediátricos sobre paciente pluripatológicos que consultaban por temas variados de manejo antibiótico: sepsis, infecciones por pseudomonas, colonizaciones... Casos curiosos muy complejos para entenderlos aún completamente.

Nuevamente, vuelvo a resaltar que la parte que más me llama la atención, es la actividad realizada en la Consulta, y es donde más cómoda he estado. Pacientes que se dan de alta en la planta y necesitan un seguimiento a medio o largo plazo por patologías mucho más interesantes: revisiones de encefalitis por citomegalovirus, enfermedades de Kawasaki, resolución de neumonías necrotizantes, enfermedad de Chagas... una posible Sífilis Congénita, caso que me sirvió para realizar la sesión clínica.





Y por último, lo más interesante sin duda que me llevo de esta rotación, ha sido la Consulta específica de VIH que pude pasar todos los viernes de Febrero (con el adjunto obviamente), donde pude presenciar el manejo, diagnóstico y seguimiento de pacientes nacidos de madre VIH, profilaxis, así como el tratamiento con los distintos fármacos de pacientes infectados por el virus. Un tema complejísimo, que no pensamos en él cuando hablamos de "pediatría"... pero que existe, por supuesto, y para el que hay que estar muy bien formado para poder llevarlo con soltura.

Y esto es todo por hoy. Siento haber tardado tanto en publicar pero entre unas cosas y otras... no saco todo el tiempo que me gustaría.

Ahora estoy en la Urgencia todos los días hasta finales de Mayo. Me está gustando bastante y se ven casos muy chulos, aunque es verdad que es algo cansado atender pacientes continuamente sobre todo el día que tengo guardia y paso las 24 horas en el mismo sitio; pero lo estoy llevando bien por ahora. También porque el volumen de afluencia con las buenas temperaturas se reduce bastante comparado con los meses de puro invierno. Ya os contaré ;)

P.D: Para los que estáis a punto de escoger especialidad y lugar para realizar la Residencia, aquí os dejo el enlace de la entrada que publiqué hace unos días:
  Residencia Pediatría en Hospital Universitario La Paz. 

jueves, 13 de marzo de 2014

Error

Error

miércoles, 26 de febrero de 2014

Residencia: Pediatría en Hospital Universitario La Paz.

Aviso: entrada larguísima... Los que no tengáis interés en la residencia de pediatría, igual os aburrís así que... ni os molestéis en leerla… :P 
He intentado plasmar todo lo que creo os puede interesar sobre mi experiencia como R1 en el hospital (rotaciones, ambiente, cómo son las guardias, horario, sueldo...) Si tenéis curiosidad, adelante ^^ 
Sólo es mi opinión, así que seguro que encontraréis visiones distintas si preguntáis a otros residentes.
Consejos generales sobre la elección de especialidad y preguntar en hospitales en la entrada anterior: Aquí. 

Una vez que tengáis vuestro número provisional en mano y comencéis a valorar detenidamente las especialidades y los hospitales que podréis elegir, os asaltarán las grandes dudas. Es muy complicado decidir y ordenar por preferencias un hospital tras otro… pero es necesario sentarse y dedicar tiempo para llevar una lista preparada el día de la elección e ir tachando conforme se van asignando las plazas. En ocasiones, no sólo será difícil ordenar los hospitales sino que muchos intercalaréis una especialidad en un sitio con otra especialidad en la misma ciudad… o en ciudades diferentes… etc. Si queréis ir con las cosas claras, tenéis que currároslo porque parece una chorrada pero lleva trabajo, y tenéis que informaros bien para ir tranquilos ese día.

(Para informaros sobre la especialidad de Pediatría en youtube podéis encontrar numerosos videos de otros años de las diferentes jornadas postMIR que se han ido haciendo, donde hablan residentes y adjuntos sobre la especialidad y sobre su opinión de la misma) Os dejo algunos enlaces, pero hay más:

Yo tenía claro que haría Pediatría en Madrid, y que sería feliz donde fuese… pero los que me conocéis sabéis que dudé muchísimo, mucho, a la hora de la elegir el hospital… y es que me trajo más de un dolor de cabeza.
Entre hospital grande y pequeño, lo tenía claro: para hacer la residencia (y centrándome como digo solo en estos 4 años porque luego en un futuro no creo que sea mi preferencia para trabajar) un hospital grande creo que puede ofrecer muchas más posibilidades de aprendizaje, a la hora de tener un gran volumen de pacientes, gran variedad, patologías complejas derivadas de otros hospitales…  Aunque para ser un buen pediatra no creo que sea imprescindible esto que os cuento, puesto que la mayor parte de la  actividad de un pediatra se centra en patología banal para la que un hospital pequeño puede formar igual de bien o mejor que muchos grandes. Visité también varios periféricos y también me gustaron así que como os digo, en cualquier sitio se puede hacer una buena residencia de Pediatría. Mi opinión es, si se puede uno grande, perfecto; y si no, en uno pequeño también os formaréis bien.

Mi gran duda se produjo a la hora de ordenar los 4 grandes hospitales de Madrid por preferencias. Todos tienen cosas buenas y cosas malas. Ninguno es perfecto. Por ello os digo que los visitéis personalmente y os dejéis guiar por vuestros sentidos y percepciones personales. Hablar con la gente de cada sitio que sabe lo que se vive dentro de su propio hospital, pero no os creáis todo lo que se cuenta. Os insisto en esto porque ya veréis (y oiréis) que hay muchos rumores falsos. A mucha gente le gusta hablar de lo que no conoce, criticar lo de fuera y ensalzar lo de dentro como si fuese una competición…  en ocasiones da la sensación de que hubiese un “pique” entre hospitales o algo así, como pasa también entre facultades (los que somos de la Autónoma sabemos lo que es ser criticados por todos… xD) Y es ahí donde viene la parte difícil, intentar averiguar cual detectives aquello que nos interesa y saber dónde existe parte de verdad y dónde no, sin dejarnos liar por falsos chismes.
En Pediatría es algo más fácil porque la gente en general es todo amabilidad, dulzura, felicidad y piruletas (con excepciones por supuesto) Vi buen rollo en prácticamente todos los servicios que visité, el buen ambiente es generalizado. Trabajar con niños es lo que tiene J

¿Por qué elegí La Paz? Principalmente… y después de darle muchas vueltas, por mi corazonada. Así de simple. Tuve desde el inicio ese feeling que dicen se siente cuando te imaginas trabajando allí, y me llenaba de buenas vibraciones cuando iba a visitarlo. Además, tuve la oportunidad de pasar un mes optativo en la urgencia pediátrica cuando estaba en 6º de carrera y me gustó el ambiente que vi. Pregunté a varios residentes de distintos años y estaban contentos allí, además me parecían sinceros al contarme los pros y los contras del hospital, sin ocultar nada, ventajas e inconvenientes sobre la mesa. Las dudas llegaron cuando los compañeros de los otros hospitales que visitaba me decían que no fuera a La Paz… que eligiese cualquier otro… que todos los hospitales eran mejores que éste… me pintaban todos los inconvenientes ensalzados con múltiples historietas… Eso me creó un conflicto interno que me llevó días y días resolver… “Hacer caso a los demás que puede o no que tengan razón… o guiarme por mis sensaciones y mi instinto, y si por algún casual en un futuro me va mal… saber que me equivocaré yo misma por haber seguido mis ideas y no hacer lo que otros me digan sin estar convencida”
Ahora, un año después de tomar la decisión, sé que hice lo correcto. Confié en mi criterio, no me dejé guiar por los comentarios de los demás y no puedo estar más contenta J

Os dejo mi visión sobre el Hospital: mi opinión personal, con lo bueno y lo malo que he podido captar estos meses, una opinión que puede distar de la opinión de muchos otros, y posiblemente dentro de 2-3 años si escribiese una entrada parecida variaría mi percepción sobre algunos puntos. Por eso os animo a los que estéis interesados en Pediatría a que os paséis físicamente por el hospital y preguntéis a varios compañeros míos. Seguro que tendréis visiones muy variadas ^^)
Allá vamos:

-Número de residentes internos: 20. Un número alto, sí. Es el mayor inconveniente que os comentarán muchos, aunque para mí no lo es tanto. Ser 20 tiene muchas cosas positivas. Conoces un montón de gente, tienes gran variedad de personalidades para llevarte bien con unos y mejor con otros :D Puedes aprender mucho de tus compañeros, cada uno con su punto de vista y su forma de trabajar; siempre hay alguien disponible para tomar unas cañas…  ;)

Además, el hospital es enorme; quiero decir, no hablamos de un servicio de pediatría como en los hospitales periféricos. Aquí estamos en un Hospital Infantil, con todas las especialidades que puede tener un hospital general, pero sólo de niños: nefrología, endocrino, gastroenterología, cardiología, neurología, plantas de hospitalización, intensivos pediátricos, intensivos neonatales, trasplantes, cirugías, urgencia,  consultas… y todas las subespecialidades que se os ocurran. Por lo que al repartirnos por los distintos servicios, puedes tirarte semanas sin encontrarte con algunos de tus compañeros si no coincides en las guardias. Aún así, sí es cierto que a veces la organización no funciona todo lo bien que pudiese, y muchos servicios se quedan una temporada sin ningún residente, y en otros hay demasiados. Por ello, desde la comisión de docencia (formada por residentes y adjuntos) se intenta poco a poco mejorar este tipo de situaciones y ya está aprobado (creo que para el año próximo) la reducción de la entrada de residentes a 16 para intentar compensar un poco y reorganizar la residencia.

Lo que sí me parece un inconveniente y no está directamente en nuestra mano cambiar, son la gran cantidad de rotantes externos que acogen los distintos servicios sin orden estricto. Es comprensible, hay especialidades muy punteras con lo que gente de fuera tiene interés en venir aquí al igual que nosotros podremos querer salir en un futuro a conocer otros hospitales. Puedes pensar que son competidores que vienen a ocupar tu sitio a quitarte trabajo y enfadarte… o se puede mirar el lado positivo y aprender de todas estas personas que vienen de otros hospitales, conocer cómo trabajan ellos y sus experiencias… compaginar el trabajo en equipo desde distintos puntos de vista. El inconveniente radica nuevamente en la falta de organización, en que hay meses donde hay 3 rotantes en un servicio y meses en los que no hay ninguno. Eso se podría mejorar.

- Años de residencia: 4 años de residencia; 3 años generales, 1 con posibilidad de subespecialidad. Se queda corto… deberían ser 5 años. En cuanto a la subespecialización, se puede elegir cualquier especialidad concreta para estar allí todo el año, o planificar un rotatorio mixto por distintos servicios según los interesese de cada uno. ¿Problemas a la hora de elegir por ser tantos? Parece que hasta ahora no muchos. Es cierto que las UVIs son muy demandadas y hay mucha gente que quiere especializarse en ello, pero al final todas las promociones se acaban poniendo de acuerdo. Que puede coincidir que varios quieran lo mismo... sí, pero para eso hay varias plazas. En otros hospitales con muchos menos residentes también puedes coincidir con tu compañero y si solo aceptan a uno tendrías el mismo problema. Quiero decir, que es un aspecto a tener en cuenta pero no determinante. Somos muchos pero también hay muchas opciones.   

Rotaciones: calendarios de rotación similares pero diferentes para los 20 residentes. Al llegar el año pasado repartimos los rotatorios mediante un sorteo (y NO por número de MIR como oiréis repetidas veces) de tal forma que se organizan 4 grupos de 5 personas. Estos grupos pueden mantenerse toda la residencia, o de forma programada se puede intercambiar una rotación por otra con algún compañero. En definitiva rotamos más o menos por lo mismo, pero en distintos tiempos, generalmente 2-3 meses en cada sitio.
(A mí me tocó el rotatorio número 11, así que así van mis rotaciones por ahora)

Igualmente, esto también está cambiando en La Paz, y es que se está estudiando desde hace tiempo cambiar los rotatorios de tal forma que rotemos por más servicios, pero menos tiempo; y parece, no estoy segura, que dentro de poco se conseguirá hacer algún cambio sobre todo para los que venís detrás. Nosotros, el calendario que tenemos actualmente es más o menos así para que os hagáis una idea:
R1: Pediatría general. Neumología (o Reumatología) Centro de Salud. Infecciosas. Urgencias.
R2: Nefrología. REA-neonatología. Hepatología (ó Nutrición ú Optativas) Gastroenterología.
R3: Neurología. Endocrinología (ú Optativas) Intensivos pediátricos. Intensivos neonatales.
R4: subespecialidad.
Entre las optativas están: cardiología, hemato-oncología, rayos, dermatología, psiquiatría, trauma... y todos los servicios que se os ocurran que pueda haber.

Lo complicado de la pediatría es que es una especialidad taaaaan amplia, que es imposible verlo todo. Por ello, 4 años se quedan muy muy cortos. Pero lo que hay que entender es que lo que prima es una formación básica general y después la subespecialización en un área concreta lleva más tiempo y años de experiencia.

- Posibilidad de rotar fuera: Sí. Durante el 4º año, existe la posibilidad de pasar fuera 3-4 meses según te organices el año de especialidad; desde ir a otros hospitales de Madrid, a distintas ciudades europeas o incluso en otros continentes como tenemos ahora mismo una compañera rotando en Mozambique.

Horario general y calidad de vida: Muy buenos. El horario estándar es de 8:00h a 15:00h, pero es flexible. En muchos servicios se entra sin ningún tipo de remordimiento a las 8:15-8:30h, y si se puede salir antes, pues se sale antes. Por supuesto si hay alguna complicación y tienes un día puntual más pacientes, o que hacer más informes se puede salir algo más tarde, pero no es la norma ni mucho menos.
Depende del servicio en el que se esté, la organización es diferente. Por ejemplo, en las plantas de hospitalización, normalmente, llegamos entre 8:00-8:30 los residentes, vemos cuántos pacientes hay nuevos ingresados y cómo han estado globalmente los niños según las anotaciones de enfermería. Cuando llegan los adjuntos comentamos un poco por encima los pacientes, el motivo de ingreso y si hay algún caso interesante; se reparten los pacientes y después asistimos a una sesión clínica; posteriormente ya se comienza a ver a los niños, etc. En el caso de las consultas, más o menos igual, suelen citarse los pacientes a partir de las 9:00.
Globalmente, el residente de pediatría vive bien. Evidentemente, luego se asocia el componente “guardias” que os comentaré más bajo, que es lo que distorsiona un poco la calidad de vida. Cuando se está en los servicios de intensivos evidentemente el estrés es mayor… Pero a grandes rasgos, en general sin meternos es distintos campos, la calidad de vida en la residencia de pediatría es buena, excelente si la comparamos con la vida que llevan los cirujanos por ejemplo. Nosotros podemos descansar :D No tanto como los dermatólogos pero… xDD

Sesiones clínicas: Existe un formato de sesiones clínicas globales para todo el hospital infantil todos los días de 9:00-9:30h; es decir, se tratan temas de todas las subespecialidades pediátricas: un día de neumología, otro día de intensivos, otro día de alergia… etc que viene muy bien para revisar temas a diario. Las suelen dar adjuntos, pero también algún residente mayor, e incluso una de mis coRs se animó a dar una sesión que ya había preparado para otro servicio :D
Luego, en cada servicio de rotación hay sesiones de diferente tipo. Normalmente, los residentes preparamos una sesión obligatoria en cada rotación. Pero si se quiere, se pueden hacer más. Y en ocasiones, también los adjuntos pueden dar algún tema, bibliográficas, presentación de casos... Esto depende como todo, de los adjuntos de cada rotación, unos son más docentes que otros y se implican más en explicar cosas.

Guardias: El número de guardias es variable según el año. De R1 hacemos unas 5-6 normalmente. Los primero meses menos y ahora incluso algunos compañeros hacen 7, y es que como veréis ahora, somos muchos, pero hay trabajo para todos. Las ponemos los propios residentes, cada 2-3 meses se encargan un par de personas: hacemos un “doodle” de preferencias, e intentamos colocarlas “a gusto” de todos. Aunque a veces es complicado, llevamos un contaje para intentar que a lo largo de la residencia todos hagamos aproximadamente los mismo findes, festivos, etc.
Existe una comisión de guardias formada por representantes de todas las promociones donde se hablan los temas importantes y se intentan solucionar los problemas que van surgiendo.
Se libran, SI! Importantísimo. Es muy raro que en un servicio te digan que te quedes saliente. A mí no me ha pasado. Quizá puntualmente de R4 cuando estás haciendo la subespecialidad… y el servicio tiene algún problema con las consultas… o te quieres quedar porque hay un caso interesante… pues puede, pero no es la norma.
En hospitales pequeños un residente de pediatría cubre el servicio entero durante la guardia pero en La Paz, al ser un hospital enorme hay guardias de distintos tipos; os cuento por encima las que hay,  y os hablo algo más de las de R1 que es lo que conozco:
-Urgencias (guardias de Puerta): estamos cada día 3 residentes R1, un R2 y un R3 viendo niños. Además, un R4 es “el supervisor”, es decir, una figura que a efectos prácticos hace de adjunto para solucionar las dudas necesarias a los pequeños y revisar informes. Y por supuesto está también el adjunto responsable. Es obligatorio de R1 que validen y firmen los informes o el R4 o el adjunto, siempre. Nunca podemos dar un alta sin su supervisión. Al ser tantos de guardia, nunca estás sólo ante el peligro, nunca. Siempre tienes a alguien a quien llamar. Esto es un arma de doble filo, pues nos acostumbramos a estar tan protegidos, que el día que tengamos que estar sólos... yo me moriré de miedo! Pero bueno, es una ventaja también que se vaya adquiriendo la responsabilidad progresivamente pues si de golpe te sueltan sólo en la puerta de un hospital, aprendes a la fuerza, haces todo tú...sí... bueno... pero a qué precio? Yo estaría aterrada si hubiese estado sóla en mis primeras guardias.
Si el día de la guardia se da bien se parte un rato por la tarde para descansar (mini-merienda). Hay 1 hora para comer y 1 hora para cenar, en 2 turnos (si la urgencia está llena pues reducimos a 30-45 min) Y por la noche es importante resaltar que partimos siempre para dormir. Cuando se da todo estupendamente, a las 00:00 se van a dormir el R2 y el R3, y nos quedamos los pequeños R1 con el supervisor R4 la primera parte de la noche. El adjunto se suele quedar un rato y si está todo tranquilo se sube a dormir cuando quiera (con el busca). A las 4:00 bajan los mayores a hacer el relevo, y nosotros nos vamos a dormir, teóricamente hasta las 8:00 h pero con la ventaja de que no tenemos la obligación de despertarnos a ninguna hora para bajar a dar ningún pase. Puedes dormir hasya las 10.00 si quieres :D:D Si una guardia es mala y se parte a las 01:30 o más tarde, pues se divide el tiempo que quede. Tenemos habitaciones para dos personas (compartes con un coR), pero al partir los turnos a menudo, tienes la habitación para uso individual (gran ventaja) ¡No nos podemos quejar!

 -Guardias de cirugía pediátrica: hacemos 1 guardia al mes de cirugía durante R1 para aprender a coser brechas, limpiar quemaduras... y entrar en distintas cirugías. Está bien el "concepto" pero la realidad no es así; la mayor parte de la guardia si no vienen heridas se centra en seguir a los cirujanos por el hospital y no hacer nada. Perder el tiempo de pie en un quirófano sin ver nada, o si te gusta, tienes suerte y te dejan, lavarte para sujetar unas pinzas. Para mí, son lo peor sin duda, porque me aburro. Yo las suprimiría directamente, de hecho llevo vendiendo/cambiando mis guardias de cirugía desde noviembre, porque no las soporto. Pero a muchos de mis compañeros sí le gustan, son guardias tranquilas, no te cansas mucho, te puedes ir a dormir temprano (si te dejan y no hay un trasplante) etc. y sí, se ven casos chulos, malformaciones y operaciones interesantes... Otro punto negativo es que dependemos de los días que nos pongan estas guardias para poner las nuestras, y generalmente nos dan los puestos bastante tarde por lo que el poner las guardias se convierte en un infierno, hasta el punto que a día de hoy no sabemos las guardias de marzo aún. Gran punto negativo que igualmente se está tratando desde la comisión de guardias.

-Guardias en Hospital Infanta Sofía: durante 2 meses de R1 hacemos guardias de urgencia en ese hospital. Yo aún no he ido, me toca en Abril y Mayo. Pienso que pueden estar bien para conocer otro sitio diferente y otra forma de trabajar, y además el hospital es nuevo y bonito :p Pero está lejos, estás sólo con los adjuntos (sin más residentes) y dicen que se hacen guardias largas, acostumbrados a estar rodeado de tus compañeros... ya os contaré cuando vaya.
-Guardias de Planta: Se hacen a partir de R2. Un residente con un adjunto, pendiente de todo lo que pase por las plantas de hospitalización. 
-REA (paritorio): 2 residentes cada día, a partir de la rotación por este servicio, se hacen guardias durante 6 meses por aquí, se asiste a partos, cesáreas, planta de neonatos...
-CIP: intensivos pediátricos: a partir de R3. (2 resis/día)
-CIN: intensivos neonatales: a partir de R3. (2 resis/día)
-Supervisor: R4 que hace el papel de adjunto como os he comentado antes. Viene bien para aprender antes de acabar la residencia lo que es manejar una urgencia y guiar a los pequeños, resolviendo dudas. Siempre sabiendo que ante cualquier problema grave el adjunto está al lado y responderá.
-Guardias de especialidad: algunos servicios tiene guardias específicas como gastroenterología, cardiología.. sólo para R4.

Como veis con la gran cantidad de puestos que hay que cubrir, unos 14-15 residentes al día haciendo guardias, no es tan descabellado que seamos "tantos"

- Supervisión de los adjuntos: generalmente mucha supervisión, sobre todo al principio. En la urgencia como os he dicho deben firmar todos los informes durante el primer año y esto incomoda al final, cuando ya sabes ver un catarro... cansa un poco tener que ir detrás para que firmen el informe o esperar si están con otro compañero. Pero es necesario que sea así, y que vayan dando responsabilidad progresiva porque muchas veces se nos pueden pasar cosas gordas. En las distintas rotaciones, pues depende del adjunto, como en todo. Hay quien te deja visitar sólo a los pacientes, historiarles y demás… y otros que prefieren ir uno por uno todos juntos en equipo. Las dos opciones son buenas: una porque  te espabilas y adquieres responsabilidades y soltura a la hora de tratar con los pacientes y las familias, y otra porque pasando visita con ellos aprendes un montón de cosas. En el punto medio está la clave. Suelen ser muy majos en general; hay muchos jovencísimos, que han terminado la residencia hace 3-5 años, y que nos comprenden perfectamente. Otros mayores, adjuntos de los que se puede aprender muchísimo. En las consultas igual: ves sólo a los pacientes nuevos (aunque luego los comentas con los adjuntos) y las revisiones está bien verlas con ellos y que te expliquen ciertos temas.

- Cursos: Existen a lo largo del año numerosos cursos que se dan el hospital, de todo tipo, a los que se puede asistir gratuitamente previa inscripción, la mayoría breves de 4-5 horas por las tardes, para que puedan acudir la mayor parte de los residentes (salvo los que tengan guardia) Otros son por la mañana y dependiendo del servicio en el que estés rotando, te dan facilidad o no para asistir.

- Congresos publicaciones: hay un montón de congresos a los que se puede asistir, realizar póster, comunicaciones. Si quieres y te preocupas, puedes hacer cosas. Si no te apetece, nadie te dice nada. Nos dividimos a la hora de ir a unos y a otros (no podemos ir los 20) Ahora por ejemplo, van 4-5 compañeros al congreso de Infecciosas, otros 3-4 al congreso de Adolescencia. El resto nos quedamos cubriendo las guardias y los servicios y a los próximos congresos iremos el resto. Hay que tener claro cuando se entra que La Paz se hunde sin los residentes. Siempre tiene que haber residentes en el hospital, aunque la responsabilidad recae en los adjuntos, es importante la carga asistencial que sacamos adelante nosotros, con sus ventajas y sus inconvenientes. En cuanto a las ganas de publicar y realizar estudios, si tienes ganas, hay un montón de adjuntos que te supervisan cualquier tipo de trabajo. Ellos te pueden dar una idea "este caso es chulo... podrías publicar..." o ser tú quien proponga las ganas de hacer algo. Si no te apetece, comos somos tantos, nadie te va a decir nada.

- Sueldo de R1: Base de unos 1100 euros. Las guardias de diario que son 17 horas a 10 euros la hora; y las de fin de semana o festivos, 24 horas a 11,5 euros la hora aproximadamente. 

- Ambiente: Genial! De verdad, es uno de los grandes puntos positivos que tiene el hospital infantil. Somos muchísimos, sí, y evidentemente no te puede caer bien todo el mundo. Siempre hay alguien con quien chocas más, o algún adjunto con el que no congenias... Pero eso pasa en todos lados, vamos, en la vida en general. Lo que sí os puedo decir es que globalmente tanto la recepción de los residentes pequeños por parte de los resis mayores, como la atención prestada por la gran mayoría de adjuntos, personal de enfermería, celadores...etc es increíble. Será, quizá sesgado por el hecho de que trabajar con niños "dulcifica" las relaciones... puede ser. En la mayoría de los hospitales que visité me llevé la misma sensación, así que queridos futuros pediatroblastos... como nos dijeron nuestros R mayores...
¡Bienvenidos al mundo de las piruletas!


- Curiosidades: Repetiría mi elección sin duda. Estoy contentísima. Fue mi primera opción, y a día de hoy lo seguiría siendo.

Es un Hospital con muchísimas cosas mejorables, entre otras las infraestructuras (es viejo y feo... aunque tengamos las paredes pintadas con dibujos y un parque muy bonito con setas en la azotea xDD, el hospital es antiguo; parece que hay planes de obras y remodelación) La Urgencia es enana y no cabemos... pero dicen... (dicen...) que la van a agrandar. Está informatizada, pero el resto del hospital infantil, todavía sobrevive con historias en papel... un auténtico horror para la lectura xD. Pero bueno, poco a poco, se van modernizando, ordenadores hay en todos los servicios y consultas y tenemos informatizados los laboratorios, peticiones electrónicas de radiografías, analíticas... los informes ya hace algunos años que quedan informatizados también. Pero quedan cosas por mejorar.
La patología que se ve en este hospital es impresionante; es puntero en enfermedades raras, se realizan todos los trasplantes, está todo muy muy especializado y se ven casos remitidos de todas partes de España que en muy pocos otros sitios se ven. En ocasiones se puede perder un poco la visión global de la pediatría general que es en definitiva en lo que nos tendremos que formar bien y dominar, pero cantidad de "tos, mocos y fiebres " tampoco faltan en la urgencia, con lo que la formación en ese aspecto también se cubre.
En definitiva, es un muy buen hospital para hacer la residencia, aprender cositas y estar a gusto trabajando.

Y... creo que ya he sido lo suficientemente pesada por hoy... ¿Dudas, preguntas, sugerencias? Como siempre a los comentarios.

Os animo por enésima vez a que visitéis los hospitales de cerca y preguntéis todo lo que se os ocurra.

Al final de todas formas, seguro que estaréis contentos allá donde acabéis. Veréis las cosas buenas y las cosas mejorables que existen, como en todos sitios, pero seguro que sois felices