miércoles, 21 de agosto de 2013

¿Cómo explicar...

... a unos padres que su bebé sano de un año y medio tiene un tumor cerebral... si sólo ingresaba porque llevaba unos días que no quería comer...? 
¿Cómo explicar a unos padres que su hijo de 2 años no se recuperará de la lesión cerebral producida por el semiahogamiento que sufrió en la piscina de su casa..? ¿Cómo intentar disminuir el sentimiento de culpa de quien le perdió de vista dos minutos? ¿Cómo aliviar su dolor?
¿Cómo ayudarles a pasar este trago si a mí solo me sale llorar?

En días como hoy sólo puedo pensar si de verdad yo sirvo para esto... Si es normal que me sienta así o si algún día podré ser fuerte para afrontar de otra manera este tipo de situaciones...

Duro, muy duro. 
Un día para olvidar.

31 comentarios:

  1. Lo siento mucho Miriam... Es la cruz tras la cara de nuestra profesión. Mucho ánimo, que sé que lo necesitas. Fuerza. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Que te plantees el cómo hacerlo y si algún día lo superarás, significa que por supuesto estás hecha para ésto. Eres fuerte, no lo dudes. Y no te apures por pasarlo mal o llorar, eso es lo que te hará mejor para poder afrontar la situación y saber ponerte al otro lado: eres humana! Mucho ánimo preciosa, verás como ppco a poco se hace más "fácil"

    ResponderEliminar
  3. Son situaciones tan duras como inevitables. Mucho ánimo

    ResponderEliminar
  4. MIRIAM! FUERZA!!! TENES LO MAS IMPORTANTE LA SENSIBILIDAD... PREOCUPANTE SERIA QUE NO SUFRIERAS JUNTO AL LOS PACIENTES Y SUS FAMILIARES... ESTO ES LA VERDADERA MEDICINA!!! UN BESO GRANDE

    ResponderEliminar
  5. Médicos como tú, con empatía y sensibilidad son el tesoro más preciado de la sanidad. Seguro que encontrarás las fuerzas y la mejor manera de sobrellevar estas situaciones, el tiempo te enseñará.
    Aquí una estudiante de medicina, que te sigue y te admira, te manda todas sus fuerzas y ánimos.

    ResponderEliminar
  6. Miriam mucho ánimo! Claro que es normal que te sientas asi, tratar con las familias es de lo más dificil y mas en casos como estos, y aprenderas a lidiar con esto también... Eres muy fuerte y la sensibilidad tambien es necesaria. Tu puedes un abrazo enorme de una seguidora de twitter!

    ResponderEliminar
  7. Es que es lo que tiene la jodida Medicina, que hay días en los que te muestra la cara más feliz de la vida y otros en los que te sonríe la más triste. Y eso no te lo cuentan en la carrera. Un beso muy fuerte

    ResponderEliminar
  8. Como madre, gracias por ponerte en nuestra piel, gracias por ser tan humana, por no ser solo para ti uno mas del día. Pero cuidate, porque tu trabajo no debe llevar las riendas de tu vida. Encantada de "conocerte"

    ResponderEliminar
  9. Muchísimo ánimo Miriam. Son situaciones que por nuestra profesión vamos a tener que lidiar con ellas con más frecuencia de la que nos gustaría. Pero precisamente escribir este post, darle cabida a esos sentimientos...sentir, es precisamente lo que te hace humana y esa gran persona que eres. Creo que nunca nos acostumbraremos pero sí llegará el momento en que aprenderemos a asimilarlo "de la mejor manera posible".

    Un beso y ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Doc! La verdad es que fue un día duro, pero bueno, hay que saber también encajar esos golpes en el hospital.

      Un besote!

      Eliminar
  10. Mi niña... Yo llevo 4 pacientes a quien les he tenido que decir que tienen cáncer...Y realmente es muy duro.. Sobretodo conjugar el hecho de ser profesional y ser como cualquier otro que se conduele ante estas cosas.
    Lo mas importante es saber que esto hace parte de la profesión que nos apasiona y que debemos dar lo mejor de si tanto en los buenos momentos, como en los que no. Así que ánimo y sigue con tu labor y nunca dudes de lo que vales y puedes hacer. y por favor, nunca pierdas tu sensibilidad, ella te hará mucho mejor médico y sobre todo, mejor persona.
    Un abrazo desde Colombia!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Sofía :)
      Un abrazo!

      Eliminar
  11. Yo este año haré 6º y me encantaría hacer pediatría, soy muy sensible, muchísimo y a veces pienso si serviré para enfrentarme a algunas situaciones. Mis familiares, amigos y pareja me dicen que la sensibilidad y la empatía son muy importantes, que los pacientes agradecen eso, y que aunque cueste, y nunca nos acostumbraremos a determinadas situaciones, nunca, con el tiempo y la experiencia nos iremos haciendo más fuertes.
    Y claro que tu vales para esto, yo no lo dudo ni un segundo, no te conozco personalmente pero a través de lo que leo en el blog me doy cuenta de que amas tu profesión, amas la pediatría, adoras a los niños y eres buenísima persona, sensible y empática.
    Yo solo soy una estudiante, no tengo ninguna experiencia, pero te mando todo el ánimo del mundo!y te digo que seras una gran pediatra seguro!!
    Un besazo!
    @ana_derolglez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ana. Espero que sea así y con el paso del tiempo hacerme un poquito más fuerte para afrontar estas situaciones.

      Mucho ánimo con el último curso! un beso

      Eliminar
  12. Por supuesto que puedes Miriam!!!!
    Claro que sí...
    Yo creo que hay a cosas a las que es muy difícil acostumbrarse. Basta con que consigas aislarte cuando llegues a casa.

    Un abrazo enorme y ya vendrán días mejores. Días en los que las noticias serán de otro color. Y entonces a lo mejor tampoco te sale cómo darlas, y entonces quizás tampoco te salga más que llorar, pero de la alegría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Gracias Irene. Por suerte en pediatría hay un día gris por cada 100 de color. Me tengo que quedar con eso :)

      Un abrazo enorme!

      Eliminar
  13. Mucho ánimo, Miriam! Es inevitable cuestionarse si valemos para esto...a mí me ha ocurrido de estudiante, y me ocurrirá en unos meses, seguro. Pero es que somos personas, no súper humanos ni piedras, así que, como te han dicho, lo malo sería que no te saliese llorar. Pero...¡anda que no se nota que AMAS la Pediatría! Podrás con todo, tu optimismo es contagioso (y sólo te conozco virtualmente!)
    Un abrazo gordo!

    ResponderEliminar
  14. Hola Miriam! Acabo de descubrir tu blog y esta entrada me ha cautivado. Me he sentido muy identificada con lo que has escrito, porque aunque no soy médico, trabajo en rehabilitación infantil y entiendo esa impotencia y esos pensamiento encotrados. Profesionales hay muchos, pero que además sean buenas personas, no tantos, y leyéndote no me cabe la menor duda de que tú cumples ambas condiciones para ser una gran pediatra. Tus niños y sus papás tienen mucha suerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras :)

      Un abrazo!

      Eliminar

Los comentarios tardan en salir un poquito porque tengo que validarlos en el correo! Así no me salto ninguno! ;)