miércoles, 2 de mayo de 2012

Análisis de sangre: ¿Cómo se lee? (I)


El análisis de sangre es una de las pruebas complementarias que más se utiliza en la práctica clínica diaria. Aporta bastante información a los médicos para llegar al diagnóstico de diversas patologías, y también es cada vez más importante para muchos pacientes que quieren saber qué significa cada parámetro y qué repercusión tiene en su salud. 
¿Qué quiere decir ese asterisco que el médico no me ha explicado?


Lo primero decir que en estas entradas sólo van a aparecer unas nociones informativas de lo que se ve en la analítica, pero ésta siempre debe ser interpretada por “tu médico” ya que los datos varían en función del sexo, la edad, condiciones físicas, alimentación, según el laboratorio que lo analice… y por ello, es el médico quien debe orientar el diagnóstico con toda la historia clínica recopilada. Tu analítica siendo idéntica a la mía puede tener connotaciones distintas.
Una vez dicho esto... ¡Veamos cositas!

La sangre está constituida por un líquido, que es el plasma sanguíneo, en el que están disueltas varias moléculas (proteínas, minerales, glucosa, hormonas, gases…) y numerosas célulasPor ello, según lo que queramos estudiar, la analítica se compone de varias partes:

-Hemograma: análisis de las células.
-Bioquímica: se estudian distintas moléculas disueltas.
-Coagulación: pruebas específicas que miden la capacidad que tiene la sangre para formar coágulos.
-Gasometría: valoran oxígeno y CO2, el bicarbonato y el pH de la sangre.

En este post, para que no quede muy largo, os hablaré únicamente del Hemograma.

-Glóbulos rojos (hematíes/eritrocitos): son las células que se encargan del transporte de oxígeno desde los pulmones hacia el resto del cuerpo.
Una cifra elevada puede indicar:
    *Tabaquismo: el tabaco disminuye el oxígeno de la sangre y se "activa" la producción de más glóbulos rojos para compensar.
    *Insuficiencia Respiratoria: por el mismo motivo.
    *Vivir en zonas de gran altitud: por la presión atmosférica y la falta de oxígeno el cuerpo responde fabricando más células, SIN ser signo de enfermedad en este caso.
Una cifra baja suele indicar:
    *Anemia: por miles de mecanismos. Falta de vitamina B12, falta de ácido fólico, un sangrado abundante, enfermedades de la médula ósea (lugar donde se fabrican los hematíes), enfermedades crónicas... y por supuesto, la conocida por todos falta de hierro. (la pongo la última para destacar que hay otras múltiples causas)

-Hemoglobina (HGB): Es la proteína que se encuentra en el interior de los hematíes y que lleva el oxígeno (hace que sean rojos). El aumento o descenso de sus niveles suele ir equiparado al de los hematíes, excepto en la 'talasemia', enfermedad en la que hay muchos hematíes pequeñitos con poca hemoglobina dentro.

-Hematocrito:  Es el tanto por ciento de hematíes en el volumen total de sangre. Igualmente:
  Porcentaje elevado: "sangre espesa",  hipoxia, enfermedad pulmonar, policitemia...
  Porcentaje disminuido:  "sangre diluida", anemia, hemorragia... Muchos deportistas tienen el hematocrito bajo.

-Volumen Corpuscular Medio (VCM): Indica el tamaño de los hematíes.
   Elevado: hematíes grandes. Anemias 'megaloblásticas' por déficit de vitamina B12 o ácido fólico. Patologías del hígado.
   Bajo: hematíes pequeños. Anemia ferropénica; talasemias.
Todo esto son ejemplos, también hay personas con el VCM elevado o disminuido fisiológicamente, sin tener patología de ningún tipo.

-Hemoglobina Corpuscular Media (HCM): cantidad de hemoglobina que tiene cada hematíe ('lo rojo que son los hematíes')

-Velocidad de Sedimentación Globular (VSG): indica la velocidad con la que los hematíes se 'agregan' y acumulan. Aumenta en muchos procesos: infecciones, anemia, edad, embarazo, tumores, enfermedades autoinmunes... Muy inespecífico pero acompañado de otros parámetros nos da la pista de que "algo pasa".

-Glóbulos blancos (leucocitos): son las células que nos defienden de las infecciones. Hay de varios tipos cada uno con su función específica (neutrófilos, linfocitos, monocitos, basófilos, eosinófilos...)
   Aumentan: en las infecciones por bacterias, virus, parásitos... para poder defendernos! En algunos tumores (leucemias) aumentan las formas inmaduras.
  Disminuyen: por toxicidad de algunos fármacos, infecciones muy graves, tumores, patología de la médula ósea que no deje fabricar células...

-Plaquetas: son las células encargadas de taponar las heridas e iniciar la formación del coágulo.
  Niveles elevados: patologías crónicas, hemorragias agudas... Aumentan la probabilidad de sufrir un fenómenos trombótico.
  Niveles disminuidos: en algunas infecciones graves; alteraciones hepáticas con aumento del bazo (lugar donde se destruyen las células de la sangre); púrpura trombocitopénica idiopática (destrucción de las plaquetas por unos anticuerpos) Riesgo de sangrado.

¡Y hasta aquí por hoy! No pongo los valores de referencia de cada parámetro porque varían según el laboratorio y las mediciones que se utilicen así que mejor omitirlo para no complicar más las cosas. Además vienen entre paréntesis en las analíticas para compararlos. Y por supuesto, recordar que un aumento o disminución en "una unidad" no implica significación alguna ni alteración patológica. Existen variaciones dentro de la normalidad, es decir, parámetros alterados de manera basal que son normales para algunas personas.
En la próxima entrada comentaré los principales parámetros de la bioquímica (glucosa, colesterol, transaminasas...) que son algo más divertidos de investigar ^^.
Y eso sí, no olvidéis que vuestro médico es quien debe explicaros cada parámetro que tengáis alterado y quien debe resolver todas vuestras dudas.

10 comentarios:

  1. Recuerda las variaciones de la normalidad. Yo tengo pocas plaquetas, pero grandes y normofincionantes. Y conozco mas.

    Siempre ser razonables al interpretar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Claro! Lo he añadido en el último párrafo para que quede claro.
      Gracias por el comentario :)

      Eliminar
  2. Un resumen muy guay Miriam :) ¿qué tal te va todo? ¿cómo va ese MIR? :)
    Jo, anda que no me ha recordado a mi infancia la imagen de Érase una vez el cuerpo humano, tengo la colección completa jejeje :)
    Una cosilla, ¿no añadirías en aumento de leucocitos los casos de leucocitosis por leucemia, etc? (aunque sean por glóbulos blancos inmaduros)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Gracias! Pues voy a añadirlo ^^
      Sólo espero que no lea el blog alguien muy hipocondríaco y se asuste...

      Un besote!

      Eliminar
  3. Enhorabuena Miriam!! Un post espectacular.
    Me ha encantando. Interesantísimo.

    Besicos

    ResponderEliminar
  4. me sirvió maravillosamente para conocer que dicen mis análisis!! Gracias!! AHORA PUEDO ACERCARME A MI MÉDICO ENTENDIENDO PARTE DE SU TERMINLOGÍA Y ESOS ANÁLISIS YA ME SIGNIFICAN ALGO PERSONAL! GRACIAS!

    ResponderEliminar
  5. Estar a 97 de hdl ( colesterol bueno) es perjucial . el otro esta a 150

    ResponderEliminar

Los comentarios tardan en salir un poquito porque tengo que validarlos en el correo! Así no me salto ninguno! ;)